Una casa rural acogedora y familiar

Cal Vibo ha sido reformada totalmente en el 2015, conservando la estructura antigua y guardando la esencia rústica que te trasladará totalmente a un estado de calma

Despúes de muchas generaciones, la familia Boada sigue vinculada a la tierra y al mundo de la viticultura.

 

Cal Vibo es una casa rural, acogedora y familiar que decide abrir sus puertas para que puedas compartir una nueva experiencia con tu familia o amigos. ¿Quieres disfrutarla y adentrarte en ella?

 

Antiguamente había sido una panadería. Posteriormente, se llamó “Cal Pere de l’Oliana” y más tarde se utilizaron sus terrazas para labores del vino.

 

Olga, la casera de Cal Vibo, la rehabilitó en el año 2015. Ya desde su infancia estuvo rodeada de botas y lagares que provenían del almacén- bodega situado al lado de esta casa. El olor a mosto fermentado, el aroma a vino, el tártar… forman parte de los recuerdos de infancia de Olga. En la actualidad, su hermano Josep Maria y ella siguen vinculados al mundo rural. Cal Vibo preserva las paredes de piedra que guardan cientos de historias y recuerdos;  construida y restaurada de forma  austera y elegante, respetando la estructura de la casa del siglo XIX.

Exterior y alrededores

Antes de entrar al interior de Cal Vibo verás su bonita fachada. Existen 3 accesos, la puerta principal, la puerta “garaje” y la puerta trasera. La primera es la que utilizarás para conocer Cal Vibo. ¿Vienes?

Planta baja

La entrada principal de la casa rural se encuentra en esta planta. Al entrar te encontraras con un coqueto recibidor de piedra y un cristal de seguridad en el suelo desde el que podrás ver la bodega.
Aquí se sitúa la sala de juegos con ping pong y la habitación “Ull de llebre”; con dos camas y un baño completo con ducha.

Primera planta

Al subir las escalares, te encontrarás en la primera planta. Un salón comedor con cocina totalmente equipada (ver inventario) te estará esperando; a la derecha tendrás la sala de lectura “Camí de Bràfim”.

Por otro lado, también se encuentra una coqueta terraza de piedra donde podrás desayunar o tomar el café; un baño completo y dos habitaciones:

La habitación doblePerallada” es nuestra favorita, tiene un pequeño balcón y las paredes son de obra vista. Tiene un encanto especial que te enamorará.

En cuanto a la otra habitación, se trata de una estancia triple, es decir, para 3 personas y su nombre es “Xarel·lo”. Si viajas en familia y necesitas colocar tu cuna, este es el lugar indicado; las camas se encuentran separadas, pero podemos agruparlas si nos lo pides.

Segunda planta

Por último, en la planta superior de la casa rural se encuentra un rincón muy especial, nuestra habitación “Macabeo”. Se trata de una suite cuádruple abuhardillada de 35 m2 con baño completo.

 

¡Pero eso no es todo! Aquí se encuentra una gran terraza rodeada de gran variedad de plantas, con vistas al antiguo campanar sobre el que descansa el antiguo depósito de agua. En donde podrás realizar divertidas comidas gracias a la barbacoa y a la amplia mesa de 3m. Y en pleno verano, no te preocupes por el sol, tenemos un toldo que te protegerá y te ayudará a refrescarte.

La bodega

¡Pero eso no es todo! La auténtica bodega dónde la familia Boada transformaba la uva en vino está anexa a la casa. En ella descubrirás las cinco impresionantes botas de madera de más de 4 m de altura ¡alucinante! ¿Y el resto? Ven a verlo con tus propios ojos, te encantará.

¡Quiero reservar!

Abrir chat